Seleccionar página

Los golosos disfrutarán con esta nutritiva receta, ideal para desayunos, meriendas, preentrenos y para cualquier momento del día. Hoy vamos a cocinar unas tortitas de avena sin azúcar con mantequilla de cacahuete.

tortitas de avenaLa avena es un cereal que en comparación con otros, es bastante rico en proteínas y destaca además por su alto contenido en algunas vitaminas del grupo B. Como todos los cereales (no refinados), tiene una buena cantidad de fibra que junto con los betaglucanos que contiene, puede ser útil en el manejo de la hipercolesterolemia.

Es también muy recomendable en diabéticos y deportistas ya que al un azúcar complejo de absorción lenta, permite mantener estables los niveles de glucosa y nos proporciona energía de forma continua durante más tiempo.

Manos a la masa:

INGREDIENTES:

– Huevo

– Bebida de avena (fíjate en los ingredientes de esta que no traiga azúcar)

– Avena en polvo soluble sabor vainilla

– Aceite de oliva virgen extra

– Bicarbonato

ELABORACIÓN:

  1. Cuando hago tortitas solo con un huevo, utilizo un mezclador de los que se utilizan para mezclar las proteínas en polvo con el agua para hacer un batido. Y la verdad que me funciona fenomenal y no mancho nada.
  2. Pon el huevo, la bebida de avena y el aceite de oliva en el mezclador y agita.
  3. Cuando esté homogéneo, ve añadiendo poco a poco la avena y media cucharadita de bicarbonato y agita de nuevo hasta que no queden grumos.
  4. En una sartén antiadherente con unas gotitas de aceite, ve añadiendo la cantidad de masa suficiente para cubrir el fondo de la sartén.
  5. Espera a que comiencen a salir burbujitas y veas que está cuajando y dale la vuelta.
  6. Déjala unos segundos por el otro lado y sácala de la sartén.
  7. Repite el proceso hasta que te quedes sin masa.
  8. Agita la masa cada 2-3 tortitas porque la avena tiende a precipitar.

OPCIONAL:

En esta ocasión, yo las he servido acompañada con una mantequilla de cacahuete que viene con semillas de chia. Cuando compres mantequilla de cacahuete fíjate en los ingredientes, la mayoría añaden azúcar. Lo ideal es que sea 100% cacahuete.